martes, 26 de junio de 2007

PODER DESCONFIADO

Que las largas estancias en el poder son invitaciones a la tiranía es algo que va escrito en los genes humanos. Para demostrarlo sólo hay que acercarse a la comparación degenerativa entre el primer y el último Aznar o el primer y el último Paco Vázquez. Con sus matices, Lendoiro también va penetrando por esa senda. La salvedad es que el fútbol vive todavía más acelerado que la sociedad, por eso también las desconfianzas son más rápidas. Para unos y para otros.

Lotina ha firmado por una temporada. Da igual si ha sido su petición o el ofrecimiento. Lo extraño es que un presidente que siempre ha confiado muchísimo en los entrenadores evidencie con tanta claridad la desconfianza. O que haga lo mismo un técnico de apariencia tan poco polémica, tan de club.

Pero lo peor es que antes las perversiones del poder se combatían con la rebeldía o la negación. Ahora sólo se acude a la desconfianza.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

es la política del club. Se hizo con Irureta (se le renovaba anualmente) y con Caparrós. A mí me parece bien. Siempre hay tiempo para renovar. Si fuera al revés se diría q la presión es mala.

a mi ano dijo...

irureta empezo con dos años por primera vez en su carrera cuando llego al depor. y que yo recuerde, toshack tambien habia firmado por dos años.
creo.