jueves, 10 de abril de 2008

BOMBAS CON FLORES

Es fin de semana de regresos. El más sonado es el de Caparrós a Riazor, estadio en el que no se le ha visto desde junio del año pasado, cuando era todavía el entrenador de un Dépor sin demasiados apuros para salvarse. Pero –como siempre está bien fijarse en la letra pequeña– también hay estos días un retorno a casa mucho más entrañable y menos polémico (ya que alrededor del ex técnico se proyectan desde algunos foros unos rencores de complicada explicación). El otro que retorna no lo hace desde Bilbo ni nació en Andalucía. Llega desde Argentina y es uno de los mejores jugadores que jamás hayan defendido la camiseta del Dépor, la misma que le trae de nuevo por aquí, aunque sea en una versión algo distinta de la oficial y, por cierto, mucho más bonita. Vuelve el Turu Flores. Lo hace para jugar en Ferrol con los veteranos, que están completando una excepcional Liga Indoor, donde luchan con Barça y Madrid, como en los viejos tiempos. Ahora, se les une el Turu, todo un artista a la hora de pinchar el balón, de regatear o de disparar a puerta, aquello que la grada definió como “tirar la bomba”. Mucho dejó el argentino en A Coruña: recuerdos excitantes e incluso una disparatada y maravillosa peña como es la Turuto. Pero, como las mayorías suelen ser simples e inmediatas, el hecho más recurrente al mentar su nombre suele referirse a su tendencia al sobrepeso. Al parecer, esa era su cruz. Sin embargo, los que sabemos que las apariencias engañan lo tenemos claro: esa era su gloria, la de un gordito natural capaz de regatear él solo a medio Celta. Porque efectivamente, el Turu era la bomba.

4 comentarios:

Mr Tichborne dijo...

O Turu era moi grande! (e non vai con segundas). Mágoa que coincidiu nunha época non demasiado brillante do Depor. No Celta ainda o botan de menos, lucíase especialmente nos derbis.

O Traveseiro dijo...

Turu voltou bombardear. Desta vez, tirou nada máis e nada menos que sete bombas na portería dos veteranos do Sevilla. 20-8 final.

Alfredinho dijo...

Nestes tempos que corren, nos que se meten con certos futbolistas por unha suposta perda de forma física, o Turu sería a antítese do futbolista que se pretende ter nun equipo e, sen embargo, eu persoalmente, volveríao fichar agora mesmo, porque foi todo un exemplo de traballo e saber estar nun clube.

Leiro dijo...

Yo desde luego me acuerdo de muchas más cosas que de su sobrepeso, me acuerdo sobre todo de sus goles al celta ;)

Quizás la opinión que tienen los aficionados del Dépor de Caparrós es la que se buscó el utrerano con declaraciones como las de la eliminatoria de copa contra el Sevilla. El que siembra vientos...