domingo, 8 de julio de 2007

25 AÑOS DE ESPAÑA'82 (IV)

La mirada retrospectiva hacia el Mundial de 1982 no sólo desvela cambios sino también situaciones enquistadas, que han permanecido casi invariables durante este último cuarto de siglo. La terrible violencia originada desde el problema vasco, y la cuestión territorial (con lo que ella pueda afectar en la maldición histórica que arrastra la selección española) ya se mostraban en todo su dudoso esplendor por entonces. Los jugadores de aquel fracasado equipo hispano reconocen ahora que su preparación fue un desastre y que vivieron semanas rodeados de paranoia por culpa de las medidas de seguridad. El miedo a un atentado de ETA (agrandado por la masiva presencia de vascos en el equipo, alguno de los cuales escondía la bandera rojigualda de sus medias y cuya práctica totalidad había disputado algún amistoso con la selección de Euskadi, que ya contaba entonces con muchos apoyos en busca de la oficialidad) se juntó al que provocaba la convulsa delicuencia social de los 80, que había puesto su mirada en el fútbol como se demostró con el secuestro de Quini. Además, el involucionismo de extrema derecha aún coleaba y la entrada en la OTAN tenía a la izquierda radical tirándose de los pelos. Por lo tanto, el país que se presentaba como brillante organizador de cara al mundo se topaba con un terremoto cada vez que se miraba el ombligo. Se constató por medio de aquella selección de Santamaría, que sobre el campo jugó ahogada por el pánico, tal y como la habían obligado a vivir durante dos meses.

2 comentarios:

bibaladecadencia dijo...

tendillo ahora da el palo en el barrio del carmen de valencia

gordillo se ducha en cruzcampo cada dia

alexanko va a las puertas de los colegios a repartir caramelos

Camacho come pomelo para rebajar la cara de queso

Gallego es lo de siempre, un "soso"

Con todos esos, que esperaba spanien?

Dicho lo cual, salvo a the one and only:

Pello es dios.

Anónimo dijo...

Y Pello se quedó fuera de la siguiente Eurocopa porque los que más pagaron los platos rotos del 82, curiosamente, fueron los vascos (Zamora, Satrústegi, Alonso, Uralde, Alexanko, Ufarte...todos fuera de la selección)sólo se salvaron, creo, Arkonada e Urkiaga, a los que se les unió Sarabia para ser finalistas de la Eurocopa en el 84 ya con un equipo ESSSPAÑOL DE VERDAD que incluso hubiera sido campeón de no ser por la cantada de uno de las Vascongadas (Arconada) en la final contra los gabachos malos que nos tiran la fruta. Ay señor....