martes, 24 de julio de 2007

25 AÑOS DE ESPAÑA'82 (IX)

En 'El Corazón del Ángel', el director Alan Parker simbolizaba el infierno mediante la imagen de un ascensor en perpetuo descenso. En el documental conmemorativo de los 25 años de España'82, los guionistas de Canal Plus evidenciaron la tragedia que significó para el fútbol la caída de Brasil ante Italia en cuartos mezclando los gestos derrotados de Sócrates y compañía con ráfagas de la posterior demolición del estadio de Sarriá, allí donde se disputó el encuentro que marcó para siempre el futuro del balompié mundial. Italia venció por tres tantos a dos al que seguramente fue el mejor combinado brasileño de la historia después del de México'70. Su apuesta por el espectáculo no ha vuelto a ser igualada en un Campeonato internacional. Pero la eficacia azzurra impuso otro camino. Brasil no se recuperó del golpe hasta algo más de una década después pero ya con otro estilo, el de Dunga, Mauro o Mazinho. Italia sigue igual y cada tanto encuentra motivos para reafirmarse. Pero el fútbol ya no es igual. Aquella derrota canarinha en Barcelona tapió la senda de la creatividad, de la dictadura de la belleza. Un gol oscureció para siempre la imagen de un ascensor en constante ascenso.

2 comentarios:

Señor respetable con sombrero y bigote dijo...

Este partido cambió la historia del fútbol.

Anónimo dijo...

Fue justicia poética, el fútbol grande se jugó en Sarriá, con 40.000 personas de pie. En el Camp Nou (pionero de todos sentados) sólo hubo sobras. ¿Quién sobrevive?